x

Opinión

Acciones con energía entre México y EU

TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn

LA MEJOR FORMA DE EVITAR COMPLICACIONES CON LA ADMINISTRACIÓN DE TRUMP ES CONSTRUIR PUENTES DE TODO TIPO. EN EL SECTOR ENERGÉTICO BUSCAR UNA MAYOR INTEGRACIÓN, EN AMBOS SENTIDOS, CON LOS EMPRESARIOS ESTADOUNIDENSES PUEDE DAR EXCELENTES RESULTADOS.

Resulta de evidente beneficio mutuo el tender más puentes con nuestros vecinos del norte. Nunca serán pocos y estos se usan en ambos sentidos. En las empresas de hidrocarburos y eléctricas donde, a pesar de tener ya una unión estrecha sobretodo en petróleo y gas, esta puede hacerse aún más intensa y, aprovechando la Reforma Energética, el beneficiarse de las ventajas competitivas de cada país.
Nos encontramos completamente integrados, en realidad atrapados, en la cadena energética con Estados Unidos y en particular con Texas. Dependemos de su gas para generar nuestra electricidad y las gasolinas son, en más de la mitad, importadas. Una situación que podríamos calificar de precaria si no fuese porque ellos son el país más abierto del mundo en materia energética y lidiamos con empresas privadas. Nuestro mercado, aunque pequeño en forma global para ellos, representa para muchas empresas una rebanada muy importante de su pastel. El pico de demanda de Texas es de 70 GW; el de México un tercio menos y ambos dependen del gas en su mezcla de generación. Varias refinerías trabajan básicamente para proveernos de gasolina y el volumen va en aumento.
Por supuesto los empresarios y accionistas de esta empresas jamás aceptarán el cerrar sus suministro basados en retóricas políticas o discursos disparatados. No olvidemos que los estadounidenses tienen miles de religiones pero un solo Dios: el dinero. Esto, por supuesto, no implica en que debemos de trabajar e invertir en retroceder ésta situación que no resulta sana ni aceptable. Pero enfrentando la realidad llevarlo a cabo en menos de una o dos décadas es una quimera y esto sólo para reducir parcialmente la dependencia. Reconociendo esta relación la mejor estrategia resulta, como ya proponíamos, el construir más puentes. Aclaro que no soy admirador de los estadounidenses pero sí pragmático y, comparado con las alternativas, me parece la mejor opción.
Empecemos en el sector de hidrocarburos. El primer paso firme consiste en buscar que parte de los fondos que estaremos recibiendo en las Rondas se invierta en las acciones de las empresas que nos suministran gas y gasolina. Ya sé que muchos dirán que mejor construir nuestras propias empresas, que sin duda resulta inaplazable, pero por ello propongo que sea una sola parte. No es lo mismo que lo vean a uno como cliente que como socio; además así recuperaremos una parte de la utilidad que se genera en México y podemos presentar, en el Consejo de la empresa, propuestas para invertir en nuestro país.
Pero esto es un solo paso, resulta imperativo el que nuestros ingenieros conozcan las prácticas operativas y de mantenimiento para que la implementación sea más sencilla en México. Nada ayuda más que el saber como manejar los equipos e instalaciones. Imaginemos 100 técnicos que vayan a “prácticas de trabajo” a los campos de esquisto en Texas; cuando los implementemos en Tamaulipas será mucho más sencillo. No sólo eso, casi con certeza alguno intentará iniciar su empresa para hacerlo sin socios extranjeros.
Pero los puente comunican en dos vías: debemos de invitarlos a que nos visiten y participen en nuestras actividades. Sé que venimos, sobre todo en el sector hidrocarburos, de una opacidad –siempre la evidencia de corrupción- que se aproximaba a la paranoia misma que ha causado un atraso de conocimientos lamentable. Sólo aireando los problemas podremos encontrar soluciones, sé que no resulta fácil pero no tenemos alternativa.
Resulta evidente que el país que ha logrado la mayor transformación energética es EU. La revolución causada por la fractura hidráulica, para extraer el gas y petróleo de esquisto, no ha quedado ahí. En Texas, por ejemplo, se han construido decenas de grandes parques eólicos de gran envergadura y, como resulta indispensable, reforzado con líneas de transmisión que permiten evacuar la energía.
En el sector eléctrico no estamos tan atrasados pero aún así ambos países resultarán fortalecidos de un mayor intercambio. Un ejemplo del beneficio de aumentar la relación viene de la practicidad, aunada a una filosofía capitalista, que nos permite obtener beneficios en el corto plazo. Por ejemplo si las firmas de ingeniería estadounidenses estuvieran en México activas, a diferencia de las europeas, buscarían activamente como beneficiarse del talento local: si un ingeniero en Michoacán hace los mismo que uno en Kansas a menor costo no se lo pensarán. Las del viejo mundo sólo han tratado de salvar los empleos de sus colegas al otro lado del charco utilizando lo menos posible, y en casos hasta explotando, a los nacionales.
No es xenofobia europea sino tristes realidades ya sin entrar en el tema de la corrupción. Un estadounidense enfrenta gravísimas consecuencias económicas y de libertad por involucrarse en ilícitos fuera se su país. No sucede los mismo, por ejemplo, en España.
Hablar resulta fácil, escribir un poco más difícil, pero actuar es la prueba. Por ello decidí participar, después de la invitación que agradezco, a pertenecer al Consejo Consultivo del ISME, la International Society for Mexico Energy, de reciente creación y que busca cimentar puentes entre México y Estados Unidos. Con base en Houston y la ciudad de México, aunado a la participación de la Universidad de Tulane y la EGADE del Tec de Monterrey, así como de empresarios y consultores de ambos países apoyará a un intercambio, intenso y abierto, entre ambas naciones. Los retos son muchos, pero por entusiasmo y generación de ideas no va a quedar.
Cada uno de nosotros tiene la obligación de aportar. Más fácil preocuparse de Trump, más difícil –y enriquecedor- hacer algo. Manos a la obra.

TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn

SOBRE EL AUTOR:

Ideas con Brío

Es Ingeniero Eléctrico. Coautor del libro Calidad de la Energía, socio de APQ en Estados Unidos [www.apqpower.com] y del Grupo Arteche. Presidente de la AMESCO. Combina su afición al vino con la comercialización en Vinsanto [www.vinsanto.com.mx].

[fbcomments]
TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn