x

Rostros De Poder

Gonzalo Urquijo, el hombre que comanda el rescate de Abengoa

TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn

En agosto de 2016, Abengoa cerró su urgente plan de rescate con sus acreedores, uno que fue negociado hasta el detalle que incluía un nombramiento, hasta cierto punto inesperado, el de Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz como asesor independiente.
Quien era entonces el máximo responsable de ArcelorMittal en España [único español en la cúpula directiva de ese gigante acerero] fue contratado sin tener funciones ejecutivas, comunicó entonces la compañía sevillana.
El objetivo era asesorar al Consejo de Administración de la empresa de ingeniería y energías renovables en “asuntos relacionados con el plan de viabilidad y el seguimiento del cumplimiento de las condiciones precedentes”, y vigilar que el plan de rescate se cumpliera a cabalidad.
Antes, Urquijo Fernández de Araoz hizo una carrera profesional ha estado vinculada a Arcelor desde la creación del grupo en 2002. Y antes de esto fue un peso pesado en Aceralia, la empresa que aglutinó a los antiguos Altos Hornos, donde fungió como director financiero entre 1997 y 2001.
Licenciado en Ciencias Económicas y Políticas por la Universidad de Yale, con una Maestría en Administración de Empresas por el IE Business School, el ahora presidente ejecutivo de Abengoa, negoció en marzo de 2017 una remuneración fija de un 1 millón de euros para este año y derecho a cobrar una indemnización equivalente a dos anualidades de su salario fijo y variable en caso de extinción del contrato, según consta en el informe anual sobre remuneraciones de los consejeros de la compañía remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV). Aun cuando, también a finales de marzo, Abengoa asumió pérdidas de 7 mil 629 millones de euros en 2016 a causa del deterioro de activos.
Nombrado presidente de la compañía el pasado 22 de noviembre, tras la Junta en la que se aprobó el plan de reestructuración que permitía esquivar el concurso de acreedores al grupo y la remodelación de su cúpula directiva, Urquijo es el único miembro del consejo de Abengoa con cargo ejecutivo.
De acuerdo con la documentación, el contrato de Urquijo, el contrato es de duración indefinida y en él se prevé una compensación económica para el caso de extinción de la relación contractual con la compañía, salvo que ésta se produzca por causa de baja voluntaria, fallecimiento o invalidez del consejero o sea consecuencia del incumplimiento de sus obligaciones.
En febrero pasado, Abengoa anunció la respuesta tardía, según los planes originales, del 14% de los acreedores y bonistas que no habían apoyado inicialmente el plan de reestructuración, aprobado en septiembre. Tras el recuento final, las adhesiones ascendieron a 93.97%, lo que de entrada provocó una reacción favorable en la bolsa.
Urquijo recibió así un respaldo muy amplio para sus planes en la empresa sevillana, con sus dos máximas: ni inversiones ni endeudamiento, o lo que es lo mismo: limitar el riesgo sin necesidad de apalancarse.
Y a esto se unirá la liquidez que obtenga con las desinversiones, teniendo en cuanta que Abengoa tendrá un perímetro más reducido: el de una ingeniería.
El último capítulo del rescate de Abengoa se sumó a finales de marzo pasado, cuando la empresa activó la ampliación de capital prevista en el plan de reestructuración, valorada en 1,139 millones de euros, después de que los inversionistas implicados depositen sus compromisos de pago.
Todavía falta camino por recorrer, pero los analistas del sector apuestan a la disciplina del llamado “hombre de acero”, que pretende devolverle a Abengoa los buenos años.
Para ello, ha dicho, el futuro está en convertir a la compañía en una mucho más pequeña de que era antes de que se desatara su crisis –en 2015 facturó 7 mil 151 millones–, centrada en el negocio de construcción e ingeniería y focalizada en cuatro segmentos: construcción de plantas energéticas (solares, híbridos, ciclos combinados, cogeneración…); agua (desaladoras, tratamiento y conducción); transmisiones (eléctricas, telecomunicaciones, ferroviarias…), y mantenimiento de las instalaciones que desarrollan.

TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn
[fbcomments]

0 Comentarios

¡Sin comentarios!

Aún no hay comentarios, pero puedes ser el primero.

TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn