x

Opinión

¿Qué es en realidad la electrificación rural

TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn

A PUNTO DE ABANDONAR SU MANDATO, EL TITULAR DE LA SENER PREGONA A DIESTRA Y SINIESTRA QUE ESTAMOS CERCA DE ALCANZAR EL SERVICIO UNIVERSAL DE ENERGÍA ELÉCTRICA. EL AHORA UNGIDO, OTRORA SECRETARIO DE HACIENDA Y CRÉDITO, LO REPITE. DIFIERO EN SU MEDICIÓN E INTERPRETACIÓN.

Una de las partes menos mencionadas, y apreciadas, de la Reforma Energética consiste en la creación del Fondo de Servicio Universal Eléctrico (FSUE) que pretende el, como su nombre lo indica, el que todos los mexicanos contemos con Servicio Eléctrico (SE).

El disponer de SE forma parte de lograr una verdadera igual- dad, ya que sin él realmente no puede uno considerar que son ciudadanos plenos. Por ello, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) establece como meta para un futuro sostenible el acceso universal a la energía y que sea mediante servicios energéticos modernos y eficientes. Nuestra legislación, desde la Constitución, que establece en su artículo cuarto el derecho de las familias a tener vivienda digna y decorosa, aunado al artículo 36 de la Ley General de Desarrollo Social que incluye acceso a los servicios básicos como criterio para evaluar la pobreza.

El Plan Nacional de Desarrollo lo contempla en diversos pun- tos estas actividades pero en particular en la estrategia 4.6.2 que pide “Asegurar el abastecimiento racional de energía eléctrica a lo largo del país”

Las políticas y estrategias para este fin fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 29 de marzo del 2017 y detalla las acciones a tomar; el nombre completo del documento, copiando su encabezado, es: “Políticas y Estrategias para la electrificación de Comunidades rurales y Zonas urbanas marginadas”.

El escrito contiene las acciones a implementar y plantea llegar al 99% de electrificación al concluir el año 2018. Para ello conseguirá fondos de la gestión de pérdidas técnicas en el Mercado Eléctrico Mayorista en los términos de las Reglas del Mercado. Adicionalmente, y esto resulta importante, podrá recibir donativos de terceros.

El artículo 85 del Reglamento de la Ley Eléctrica establece el mecanismo de cobro con las diferencias entre la inyección y retiro de energía en cada nodo y fue diseñado con la intención de que resultase significativa la aportación.

Hasta aquí todo de maravilla y loable. Finalmente queda reflejado y con acciones la imperiosa necesidad de proporcionar energía eléctrica a nuestros hermanos que no han tenido la fortuna de contar con ella.

Soy el primero en reconocer el esfuerzo que se lleva a cabo pero el documento del 29 de marzo del 2017 pero tiene que ser perfeccionado. Es muy importante establecer medidas claras que no dejen lugar a duda en que consiste realmente la electrificación. En la cláusula tercera, en su primer punto, indica que debe satisfacer la iluminación comunicación y conservación de alimentos así como el desarrollo de infraestructura básica para la provisión de salud y educación, el desarrollo de actividades productivas, espacios abiertos de convivencia y comedores comunitarios.

Los puntos anteriores son loables pero siendo una cuestión técnica, ¿por qué no establecer parámetros medibles? Es relativamente sencillo. Por ejemplo por casa habitación un mínimo de carga de 750 W, o la potencia que se decida, una iluminación exterior de 40 watts y una serie de parámetros similares para escuelas y clínicas. Ya sabemos que lo que no se mide no se controla por lo que el establecer los raseros resulta imperativo.

De otra forma puede llegar a considerarse que una fotocelda y una lámpara LED ya constituye electrificación lo que constituiría un despropósito. He trabajado bastante, desde décadas, en electrificación rural y los que no han contado con Servicio Eléctrico me dicen coloquialmente: “Denos luz pero de la buena”. Lo que piden es potencia para poder utilizar motores y refrigeración. Hay que recordar que un sistema fotovoltaico tiene que ser sobredimensionado para poder accionar motores ya que su corriente de arranque es muy alta.

Comprendo que el tener un sistema de distribución muy largo resulta costoso y con la problemática adicional del hurto del cobre algo que sucede a nivel mundial. Sin embargo el considerar sistemas de un hilo con retorno por tierra disminuye en forma muy importante ya que la estructura, los postes, son de mucho menor tamaño así como el claro que requiere. Puede accionar motores trifásicos, a pesar de ser un servicio monofásico, utilizando un convertidor estático de fases. Esta solución es utilizada a nivel mundial, de hecho en Estados Unidos se implementa actualmente y, gran parte del avance brasileño en electrificación rural, viene del aplicar ésta solución. En México se realizó, con gran éxito, en la década de los años noventa en la División Sureste de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y, desgraciadamente, al jubilarse su impulsor el ingeniero Luis Muñoz Pintos, un verdadero apóstol de la electrificación rural, el programa quedó en el olvido.

Volviendo al título del artículo, no pueden andar pregonando que tenemos 99.8% de cobertura de Servicio Eléctrico en primer lugar porque es falso y, quizá más importante, quita el foco de atención y por ende de apoyo a los que lo requieren.

Los mecanismos para lograr esta importante meta están establecidos y si deci- mos que ya llegamos los fondos del Artículo 85 no podrán utilizarse. Sería realmente penoso. Vamos a seguir de cerca los avances: podemos y debemos.

TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn

SOBRE EL AUTOR:

Ideas con Brío

Es Ingeniero Eléctrico. Coautor del libro Calidad de la Energía, socio de APQ en Estados Unidos [www.apqpower.com] y del Grupo Arteche. Presidente de la AMESCO. Combina su afición al vino con la comercialización en Vinsanto [www.vinsanto.com.mx].

[fbcomments]
TwitterFacebookWhatsAppLinkedIn